Siempre sentimos un poco de miedo la primera vez que hacemos algo nuevo en nuestra vida

Las primeras experiencias siempre causan nervios. Ya sea el primer día de clases, el primer día de trabajo o la primera vez que visitamos a un nuevo especialista, no sabemos qué esperar y el cambio nos puede asustar.

Cuando se trata de ir al dentista, muchas personas automáticamente piensan en sensaciones desagradables que generan miedo, nerviosismo e inquietud. A menudo, preocupamos que nuestros hijos también sientan lo mismo. Es crucial que los padres no transmitan esas sensaciones para evitar influir en el comportamiento de los niños cuando tengan que ir al dentista.

Llevar a tu hijo al odontopediatra desde bebé de manera preventiva es darle el regalo de la salud. Estás evitando que experimente dolor, sensaciones desagradables y malos momentos. La primera visita al dentista es crucial, ya que establecerá la relación que tu hijo tendrá con su dentista durante el resto de su vida. Debe ser una experiencia emocionante y divertida.

¿Cuándo debería llevar a mi hijo pequeño a su primera cita con el dentista?

La Sociedad Española de Odontopediatría sugiere que esta primera visita tenga lugar después de que haya erupcionado su primer diente, lo cual generalmente ocurre entre los 6 meses y el año de edad. Este período es especialmente propicio para iniciar medidas preventivas y establecer una relación positiva con el dentista desde una edad temprana.

Cuando llevamos a nuestros hijos al dentista durante este período de tiempo, no solo estamos priorizando su salud bucodental, sino que también les brindamos la oportunidad de familiarizarse con el entorno dental de una manera gradual y cómoda. Esto puede ayudar a reducir cualquier ansiedad o temor que puedan experimentar más adelante en su vida en relación con las visitas al dentista.

Además, al comenzar las visitas al dentista a una edad temprana, podemos detectar y abordar cualquier problema dental de manera anticipada, lo que puede ayudar a prevenir complicaciones más graves en el futuro. En resumen, el período entre los 6 meses y el año de edad es el momento óptimo para iniciar el cuidado dental de nuestros hijos y establecer una base sólida para una salud bucodental óptima a lo largo de sus vidas.

¿Por qué comenzar tan temprano con el cuidado dental?

Cuando aparece el primer diente de tu bebé, existe el riesgo de que desarrolle caries. Tomar medidas tempranas en el cuidado dental de tu hijo ahora puede garantizar que tenga una sonrisa sana para toda la vida.

Es esencial comenzar a cepillar los dientes de tu hijo con una pasta dental que contenga flúor, con al menos 1,000 ppm (partes por millón), tan pronto como aparezca su primer diente. Esto ayuda a prevenir la formación de caries desde una edad temprana, estableciendo así hábitos de higiene bucal que promuevan una salud dental óptima a lo largo de su vida.

¿Qué sucede durante la visita al dentista?

Durante la visita, el dentista examinará a tu hijo para garantizar que sus maxilares se estén desarrollando adecuadamente, verificar posibles alteraciones en el crecimiento o cualquier anomalía relacionada con la erupción de los dientes. El odontopediatra también revisará si hay presencia de caries y te hará una serie de preguntas sobre la alimentación, la respiración, el sueño y otros aspectos relevantes para ofrecerte asesoramiento y realizar un diagnóstico preciso.

Durante la visita, podrás acompañar a tu hijo y observar todo el proceso. Si tu hijo no puede o no quiere sentarse solo en el sillón dental, podrás sentarte con él. Una vez que el odontopediatra haya examinado toda la boca de tu hijo, te proporcionará consejos y pautas para mejorar el cuidado y la higiene dental diaria.

Es normal que tu bebé llore, esté inquieto o se mueva mucho durante la visita. Todos, tanto el equipo de profesionales de la salud como los padres, deben comprender que esta es una experiencia nueva para tu hijo y que estas reacciones son normales.

Es preferible programar citas de prevención para tus hijos en lugar de llevarlos al dentista solo cuando sienten dolor. Si mantienen una buena higiene dental y asisten regularmente a revisiones y limpiezas, será una experiencia más agradable y evitarán problemas como las caries.

Recuerda que la salud bucal no solo se trata de cepillarse los dientes, sino también de visitar al dentista de forma regular, especialmente la primera cita.

Fomentar buenos hábitos desde la infancia ayudará a prevenir problemas en la edad adulta. Preparar a tus hijos para su primera cita con el dentista les ayudará a establecer una relación positiva con el cuidado dental.

Información esencial para los padres:

Los dientes temporales, también conocidos como dientes de leche, comienzan a formarse alrededor de las 6 o 7 semanas de vida intrauterina. Se desarrollan dentro de los huesos maxilares y suelen empezar a salir en la boca del bebé alrededor de los 6 meses de edad.

Por lo general, a los 3 años de edad, los 20 dientes temporales ya han aparecido en la boca de tu hijo. Cada diente tiene su momento específico de erupción, aunque pequeñas variaciones de hasta 6 meses o 1 año se consideran normales. Tu odontopediatra te proporcionará orientación al respecto. Además, cada diente temporal tiene un tiempo aproximado para caerse.

«La salud de nuestros niños depende de nosotros como adultos.»